Projecte de David Salcedo

Del 29 de juny al 29 de juliol

“El lugar se llama Belchite, pero podría ser el Londres o el Berlin de La Segunda Guerra Mundial, el Saigón de la Guerra de Vietnam, Bagdad o Belgrado por mencionar ciudades de conflictos mas actuales. Al final todos los escenarios de las guerras se parecen demasiado sin que para ello importen ideologías, naciones, culturas, razas… Los conflictos hablan siempre los mismos idiomas: el del terror, el del miedo y el de la muerte. Estos son identificables en todas las culturas del planeta.

En dicho pueblo Zaragozano, muy próximo a Teruel, fue arrasado primero por el ejercito republicano y después por el bando nacional. Nunca es mencionado en voz alta por ninguno de los dos bandos, pues los dos hicieron verdaderas barbaridades por sus calles. Eso sí, la villa está grabada en la conciencia colectiva española, junto a tantos otros como Guernica, Mora de Ebro y un largo etc. El motivo es que después de la guerra, el bando ganador decidió no reconstruirlo. Quizás para tener atemorizada a la población con el recuerdo de una guerra fratricida o solamente porque quería enaltecer su victoria y su benevolencia con la construcción de un nuevo Belchite al otro lado de la carretera. La verdad, importan poco los motivos.

“Rendición” no pretende aleccionar a nadie sobre quién hizo qué o qué fusilado está mejor fusilado. Sólo es un intento, a partir del paisaje, de conservar la memoria de unos hechos que marcaron el devenir histórico de la población española de la segunda mitad del s.XX. Unos hechos que poco a poco están siendo olvidados por las nuevas generaciones, pues ya les queda algo lejos, y que no pueden ser desdeñados. Pues como decía mi abuelo paterno “En aquella guerra nos matamos mucho y de mala manera.”

Las ruinas siguen, y seguirán durante años, en la cima de la loma que reina sobre una llanura de yeso y sal. (Ander Izagirre para el Diario Vasco.)

Inauguració: 29 de juny, a les 19.30 h.

Sala Ruïnes.

Col·labora